31.12.11

Alice fue el deseo


Ella le miró. Siguió sus pasos con la mirada y la sostuvo hasta que él la cruzó. Ryan sintió una corriente en su interior como hacía tiempo no sentía. Ella lo dio por hecho y no apartó su provocativa mirada.

-- ¿Qué van a tomar? --

-- Para mi un Gin Tonic.... Ryan... ¿y tú?..... Ryan...

Luc dirigió la mirada hacia donde la tenía clavada Ryan.

--  Ya te lo decía Ryan.... llegar y besar el santo.

-- ¿El qué? -- le respondió sin mover un milímetro su cabeza

-- Nada Ryan... que qué quieres tomar...

-- Lo mismo que tú..

-- Yo tomo cianuro...

-- Para mí también...

El camarero percatándose de la broma esbozó una sonrisa.

-- Dos Cianuro Tonic ---

Ni con esas consiguió que Ryan le prestara atención.

Luc paseó la mirada por el Club buscando alguna cara familiar, o alguna mirada que sostener. Tenía claro que Ryan, a la que se descuidara, desaparecería. Tenía que apurarse.

-- Sus Cianuro Tonic -- dijo el camarero guiñando el ojo a Luc

-- Ryan... se te va a calentar el cianuro.

-- Qué cianuro?

-- ajjajaja... Ryan... estás pillado y bien pillado.

Ryan giró la cabeza mirando a Luc sin entender nada, y un escalofrío le recorrió todo el cuerpo.

Ella se dirigió hacia la barra y se situó junto a Ryan, permitiendo que su brazo rozara el de Ryan. De nuevo clavó su seductora mirada en los ojos de Ryan y le sonrió.

-- Hola -- dijo ella con voz calmada

-- Hola -- respondió Ryan amablemente...  ¿Qué te apetece tomar?--

-- Lo mismo que tú!

-- Por favor!...  -- dijo Ryan al camarero --. póngame otra copa de lo mismo

Luc le hizo un guiño de complicidad al camarero. Delante de la chica no quería seguir el juego del cianuro y dejar en ridículo a su amigo.

El camarero le sirvió un Gin Tonic.

-- Chin-Chin -- dijo Ryan a la chica levantando la copa.

Ella brindó con el, bebió y paseó su lengua por sus labios seductoramente, mirándole de nuevo y clavando su mirada en sus cálidos ojos. Ryan de nuevo sintió esa corriente por su cuerpo, deseó besarla, pero se contuvo. Ella lo adivinó y se fue acercando hacia sus labios, que lamió cuando los tuvo cerca, y mordió. Ryan la cogió por la cintura, atrajo a la chica hacia sí y devolviendo el beso, continuó besándola como hacía tiempo no besaba. Notó los pezones de ella. Ella notó su pene. El deseo encendió la pasión. Se miraron y sin decirse nada, cogidos de la mano fueron al baño. Ella deseaba que la penetrara. El deseaba penetrarla. Apenas les dio tiempo de cerrar la puerta, y Ryan empezó a besarla de nuevo, llevando sus manos hacia el escote, rozando las yemas de sus dedos como si de una pluma se tratara hasta llegar a los tirantes del sujetador. Ella gimió y se estremeció. Sus pezones volvieron a endurecerse y empezó a contonearse frotando su pelvis en el erecto pene de Ryan, aún aprisionado en el slip y el pantalón. Ella llevó sus manos a la cremallera del pantalón y ardientemente la bajó. Ryan gimió cuando ella tocó su viril miembro. Empezó a flagelarle y se agachó para humedecer con la lengua la cabeza sexual. Pasó con firmeza la lengua alrededor del glande y metió el pene de Ryan en su húmeda y ardiente boca. Ryan llevó sus manos hasta la cabeza de ella moviéndola al compás de la felación. Estaba a punto de explotar y se detuvo... quiso mantener el ardor y hacer gozar a la chica. Le quitó la blusa, después el sujetador y empezó a morderle suavemente los pezones. Ella empezó a acariciar  el pene de Ryan. Pasó su dedo por el meato y  lo deslizó alrededor del prepucio ya empapado de sus jugos. El deseo se hacía más intenso y Ryan la penetró. Ella exhaló un gemido de placer que a Ryan le embriagó. Empezaron a mover sus caderas frenéticamente hasta que llegaron al orgasmo mutuo. Ryan la asió de sus nalgas empujando su pene con fuerza. Quería escucharla de nuevo gemir..... y lo consiguió. Jadeos, gemidos, sudor, besos, miradas, mordiscos, todo se fusionó. Sus corazones aprisionados por el éxtasis, querían estallar. Ryan apoyó su espalda en la pared, y abrazó a la chica con ardor. Le besó el cuello una y otra vez. Ella le miró borracha de pasión, sudada, despeinada, y a Ryan le fascinó verla así. Sonrió y la besó. Ella suspiró profundamente y le devolvió el beso.  Empezaron a vestirse en silencio roto por la sonrisa de ambos. Ella se miró al espejo, se empolvó la cara, puso carmín en sus labios y miró de nuevo a Ryan. El asintió con la mirada. Salieron del baño como si de dos desconocidos se tratara. Luc les miró y sonrió. Quiso darle un codazo a Ryan y decirle --- ¿Ves? Te lo dije! ....... pero se mordió la lengua y tan solo bebió lo que quedaba en su copa.

Ryan le tendió la mano a la chica.

-- Mi nombre es Ryan --

Ella devolvió elegantemente el saludo.

-- El mío es Alice --

A Ryan se le cayó la copa al suelo al oír ese nombre. Se sobresaltó, miró a la chica.... miró a Luc... y corrió hasta la salida del Club. Salió precipitadamente a la calle y gritó!













5 comentarios:

Desapastillada dijo...

¡Puffff!...
Feliz año nuevo Aloha, se te echaba de menos...

Selene dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miker dijo...

Muy bueno...
De verdad elegantemente erótico.

Selene dijo...

Te felicito por este blog, es un placer leer tus relatos. Enhorabuena Aloha.

il Vergatario dijo...

Sigues en la isla aloha?

saludos